Henri Cartier Bresson

El Siglo XX fué «el siglo de La Imagen» y Henri Cartier Bresson, sin lugar a dudas, fue uno de sus grandes exponentes.

Nacido en Chanteloup, Francia, el 22 de agosto de 1908, fue un conocido fotógrafo francés, considerado por numerosas personas como el padre de los fotorreportajes y del fotoperiodismo.

Para mí, la cámara es un libro de bocetos, un instrumento de intuición y espontaneidad, el maestro del instante que, en términos visuales, cuestiona y decide simultáneamente. Para «dar un significado» al mundo, uno tiene que sentirse involucrado en lo que se enmarca a través del visor. Esta actitud requiere concentración, disciplina mental, sensibilidad y un sentido de geometría. Es por economía de medios que se llega a la simplicidad de expresión.( Henri Cartier Bresson )

Henri Cartier Bresson, joven fotógrafo francés

Tomar una fotografía es contener la respiración cuando todas las facultades convergen frente a la realidad que huye. Es en ese momento que dominar una imagen se convierte en una gran alegría física e intelectual. ( Henri Cartier Bresson )

La Fotografía, es poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo eje.

( Henri Cartier Bresson )

¿Quién fue Henri Cartier Bresson?

Biografia de Henri Cartier Bresson.

Año 1908

Nació el 22 de agosto de 1908 en Chanteloup, Sena y Marne, Francia.

Recibió su educación en el Lycée Condorcet, París. No se conoce que recibiera educación superior a ésta.

Allí, dentro de un régimen disciplinario relativamente flexible, desarrolla un interés apasionado por la pintura y ciertos aspectos del surrealismo.

Comenzó a pintar en 1923, a los 15 años de edad.

1927

Hijo de un comerciante de buen pasar, Henri se retiró de su infancia conservacionista de clase media y entró en el universo bohemio de la vanguardia.

En 1927, Henri Cartier-Bresson seleccionó la fundación de André Lhote en Montparnasse para contemplar la estrategia y la hipótesis de la pintura cubista.

1930

En 1930 emprendió un viaje solitario en África, separándose aún más de los ejemplos establecidos de la cultura occidental.

1931

comenzó a fotografiar en 1931.

Tomar una fotografía significa reconocer, simultáneamente y en una fracción de segundo, tanto el hecho mismo como la rigurosa organización de las formas visualmente percibidas que le dan significado. ( Henri Cartier Bresson )

Al año siguiente, después de recuperarse de la fiebre del agua negra, Cartier-Bresson agarró la cámara.

Sus fotos más puntuales fueron tomadas en París y Europa del Este y descubren el impacto del cubismo y el surrealismo: planos intensos, planos, síntesis similares a coágulos y vaguedad espacial, como un gusto por los extraños de la sociedad y las entradas traseras traseras donde vivían y trabajó.

1932

Primero con una cámara de caja , en ese momento en 1932 con una pequeña Leica de 35 mm, Cartier-Bresson se dirigió a Italia, España, Marruecos y México, creando lo que podría convertirse en el signo del estilo fotográfico del siglo XX.

En su monografía de 1952 «El momento decisivo», caracterizó su forma de pensar: «Para mí, la fotografía es el reconocimiento concurrente, en una pequeña cantidad de segundos, de la importancia de una ocasión como una asociación exacta de estructuras que dio a esa ocasión su articulación apropiada «.

Esta foto de jóvenes jugando en medio de restos es común en el trabajo inicial de Cartier-Bresson.

Una obra maestra del surrealismo fotográfico, la imagen está cargada de conmociones que desafían incluso al observador más intensamente perceptivo.

Una pequeña fuerza armada de jóvenes juega en una condición muy poco infantil

En algún lugar de la cámara, otros continúan con sus ejercicios sin ser molestados

El espacio de la imagen es deliberadamente equívoco

El divisor de área frontal quebrado actúa como una ventana a la dramatización de los cimientos y como una fase o escenario para los artistas más cercanos.

La foto parece desde el principio ser un montaje de componentes eliminados en lugar de una foto hecha con una presentación solitaria.

La pintura blanca en el divisor de estuco incluso se mezcla con las franjas blancas de la foto, recomendando que los cuatro jóvenes más cercanos a la cámara hayan salido de su realidad al abrir un hueco en la impresión.

Henri Cartier Bresson (22 de agosto de 1908 – 3 de agosto de 2004) 1 fue un conocido fotógrafo francés, considerado por numerosas personas como el padre de los fotorreportajes.

A lo largo de su profesión, tuvo la oportunidad de representar personajes, por ejemplo, Pablo Picasso, Henri Matisse, Marie Curie, Édith Piaf, Fidel Castro y Ernesto «Che» Guevara.

También aseguró ocasiones importantes, por ejemplo, la desaparición de Gandhi, la Guerra Civil española, donde filmó la narrativa en el lado republicano Victorie de la Strive, el SGM, en el que estaba en la Unidad de Cine y Fotografía de la fuerza armada galo o el paso triunfal de Mao Zedong a Beijing.

Cartier Bresson fue el principal escritor occidental que tuvo la opción de visitar la Unión Soviética después de la desaparición de Stalin.

Fue compañero benefactor de la Agencia Magnum.

Su obra se exhibió en la sala de exposiciones de Louver en París en 1955.

Junto con su pareja, la fotógrafa Martine Frank, en 2000 hizo un establecimiento a cargo del evento social de sus mejores obras, situado en el barrio parisino de Montparnasse.

En 2003, Heinz Bütler coordinó la película suiza Henri Cartier Bresson: Biographie eines Blicks, narrativa anecdótica interpretada a través del propio Cartier-Bresson como Isabelle Huppert, entre otros.

Para algunos, Cartier Bresson es una figura legendaria en la fotografía del siglo XX.

Uno de sus biógrafos, Pierre Assouline, lo ha llamado «el ojo del siglo».

En 1982 obtuvo el Premio Internacional de la Fundación Hasselblad.

comenzó a pintar en 1923 y comenzó a fotografiar en 1931.

Conoció a Tériade, el director editorial de la revista Verve y frecuentaba personas del desarrollo surrealista francés.

Después de una excursión a Costa de Marfil, encontró la Leica, a partir de ese momento su cámara de decisión.

Buscó su profesión fotográfica en Europa del Este y México, más tarde haciendo películas con Jean Renoir, Jacques Becker y André Zvoboda y una narrativa sobre la España republicana (1937).

Detenido en la guerra, se escapó en 1940 e hizo fotos de artesanos: Matisse, Rouault, Braque, Bonnard.

En 1945 capturó y aseguró la libertad de París con una reunión de columnistas expertos antes de grabar la narrativa de 1946 «Le Retour» (El regreso).

Pasó un año en los Estados Unidos para terminar una exhibición de «después de la muerte» iniciada por el Museo de Nueva York del arte moderno por la convicción de que estaba muerto.

Después, en 1947 estableció Magnum Photos con Bill Vandivert, Robert Capa, George Rodger y David Seymour «Chim».

En ese momento pasó por tres años en India, Birmania, Pakistán, Indonesia y China (durante el último medio año del Kuomintang y el medio año inicial de la República Popular de China).

Varios años después, en 1952 regresó a Europa y en 1954 fue el principal tomador remoto de imágenes admitido en la URSS.

Por esta misma razón, se dirigió a China, Cuba durante la década de 1960, México, Canadá, Estados Unidos, India y Japón entre otras diferentes naciones.

Y finalmente, en 1968 comenzó a disminuir su fotografía y perseguir su entusiasmo por el dibujo y la pintura.

Acepta que hay un minuto en particular en cada una de las escenas de la vida.

En donde los componentes se alinean y se produce un ejemplo geométrico.

Entonces allí se descubre una imagen y todo lo que se puede contar sobre una escena solitaria.

Independientemente de si esta geometría es robusta o breve, Cartier-Bresson siente que es obligación de un narrador ser un testigo ocular.

independiente pero omnisciente, dispuesto a captar su tema en el minuto exacto, el «minuto inequívoco».

Cartier-Bresson es el beneficiario de un número poco común de premios, subvenciones y doctorados privilegiados.

Entre los cuales, el Premio Overseas Press Club of America (1948, 1954, 1960, 1964), The A.S.M.P. Grant (1953).

También el Premio de la Sociedad Francesa de Fotografía (1959), el Premio de Cultura, Deutsche Gesellschaft für Photographie (1975).

HENRI CARTIER BRESSON LIBROS

https://sientateyobserva.wordpress.com/tag/henri-cartier-bresson/

Deja un comentario